avatar
Fecha y hora actual: Vie Oct 20, 2017 11:48 pm
Contenido que se desliza al pasar el ratón por el header
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Peliculas
Pelicula de la semana
Ralph el demoledor
★★★★★
Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Últimos temas
» Konnichiwa
Vie Ago 05, 2016 12:40 pm por Pauuuliss

» Presentación :)
Vie Ago 05, 2016 12:34 pm por Pauuuliss

» Reglas del foro
Vie Ago 05, 2016 12:27 pm por Pauuuliss

» Remedios Caseros Para Bajar De Peso.
Miér Mar 23, 2016 1:31 pm por rapunzel

» Estrellas de nutella
Dom Nov 08, 2015 9:17 pm por Asherah

» Masa basica (pan/pizza)
Dom Nov 08, 2015 8:52 pm por Asherah

» Soft cotton cheesecake
Sáb Nov 07, 2015 3:37 am por Asherah

» Aprende a vestir según tu tipo de cuerpo.
Lun Abr 13, 2015 1:16 pm por estilosdemoda

» Hawken [Aixa`s 2.0]
Lun Abr 13, 2015 2:33 am por Asherah

afis

Creditos



Hans el escudero

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hans el escudero

Mensaje por Yanise Moore el Jue Mayo 09, 2013 8:21 am

    ♥ Género: Drama & Romance
    ♥Advertencias: Muerte de personajes
    ♥Serie: Es un cuento que me contaba mi padre cuando era pequeña :3 pero lo he estructurado y le he puesto más descripción de la que había ya de por sí
    ♥¿Dónde está publicado este Fanfic?
    http://fanficsoneshots.blogspot.com.es/ [Es el blog de un amigo]



Capítulo Único: Hans el escudero


Érase una vez un escudero llamado Hans y su señor, el conde Abelard. Estos llevaban mucho tiempo buscado alguna que otra aventura, pero nunca les surgía ninguna. Cansados de no encontrar ninguna decidieron quedarse en el próximo pueblo por una temporada. Nada más llegar al pueblo fueron a presentarse ante el rey como caballeros a su servicio.

Al llegar y presentarse el Rey Andrea junto con su hija, la princesa Audrien, les informó de que un grave peligro amenazaba su pueblo. La princesa al ver a Hans se enamoró de él y Hans al ver a la princesa se enamoró de ella. El peligro que amenazaba al pueblo era nada más y nada menos que un dragón, el cual vivía en una cueva no muy lejos de donde ahora mismo se encontraban.

El rey les dio la orden de que fueran a matar al dragón y le trajeran su cabeza como símbolo de que este estaba muerto. Si le traían la cabeza el rey les daría una gran suma de dinero. A lo que el conde se negó, él no quería el dinero él quería la mano de la princesa. El rey se quedó pensativo, era su única hija ¿estaba seguro de dársela a un total desconocido? aunque ellos dos eran la única esperanza que les quedaba.

Andrea, el rey aceptó a regañadientes la petición de aquel conde. Tristes por la aceptación de aquella petición, Hans y Audrien bajaron la cabeza. El conde sonriente ordenó a Hans que lo siguiese hasta la cueva del dragón. Mientras se dirigían hacia la cueva el conde no paraba de susurrar: Cuando antes matemos al dragón antes me podré casar con la hermosa pincesa.

Ya delante de la cueva, el conde Abelard ordenó a Hans que se quedara fuera esperando a que él saliera victorioso con la cabeza del dragón. Abelard con valentía se adentró solo en la cueva, cuando más se adentraba en esta más fuertes se hacían los ruidos que el dragón estaba haciendo. Cuando tuvo al dragón frente a frente este estaba durmiendo, pero al pisar una rama los grandes ojos del dragón se abrieron rápidamente y dando un fuerte rugido hizo que el conde saliera huyendo despavorido.

Hans al ver a su señor saliendo de la cueva y sin la cabeza del dragón se sorprendió: No merece la pena luchar contra un dragón tan debilucho y mucho menos por la mano de una princesa. Te dejo el resto a ti Hans. Fue lo que le dijo el conde a Hans. Hans contento de poder conseguir la mano de su amada atravesó corriendo la cueva y sin pensárselo dos veces empezó a luchar contra el dragón.

Los minutos pasaron y la lucha contra el dragón llegó a su fin, Hans había conseguido derrotarlo, así que, como bien había dicho el rey le cortó la cabeza y salió de la cueva con ella agarrada. El conde se sorprendió al ver salir a Hans con la cabeza del dragón. Furioso por que Hans ganara contra el dragón y él hubiera huido despavorido, le quitó la cabeza del dragón y lo mató sin explicación alguna.

Lágrimas rodaban por las mejillas de nuestra querida princesa, que al recibir la noticia de que Hans había sido matado por el dragón, no pudo evitar llorar y entristecerse. Ya nunca más podría ver a su amado Hans y ahora tendría que casarse con el conde Abelard.

Los años pasaron y la princesa y el conde tuvieron mucho hijos. Un día el hijo más pequeño, Han, que había estado esperando para hacerse una flauta como las de sus hermanos con los huesos del dragón, se escapó y se dirigió a la cueva donde sus hermanos cogieros los huesos para hacer sus flautas.

Han sabía que estaba prohibida la entrada a la cueva, por lo que fue sin que nadie se diese cuenta y se adentró sólo en la cueva. Dentro no quedaba ningún hueso así que, deprimido salió de la cueva y en un descuido se resbaló con algo que lo hizo caer. Se levantó para ver que es lo que le había hecho caer y ¡Sorpresa! era un hueso. Cogió el hueso y con una daga empezó a hacerse la flauta.

Contento de haber terminado la flauta antes de que anocheciera decidió tocarla. La melodía que sonó a continuación lo dejó con la boca abierta:

Yo soy Hans, el escudero de un vil señor
que con mi muerte él se pudo casar
con la mujer que quería yo.

Totalmente sorprendido fue a enseñárselo al rey. Al acabar la canción Andrea se sorprendió de sobremanera, no sabía si aquella canción contaba la verdad o no, por lo que el rey decidió informarse bien sobre aquello. Lo que el rey descubrió con la información que había estado buscando lo dejó totalmente atónito. Decidió hacer llamar a su hija, la princesa y a su esposo, el conde.

Una vez reunidos los tres el rey empezó a tocar la flauta:


Yo soy Hans, el escudero de un vil señor
que con mi muerte él se pudo casar
con la mujer que quería yo.

La princesa se quedó sin habla y con la boca abierta, mientras que el conde empezaba a sudar frío, lo habían descubierto, fue lo que pensó. El rey furioso, por no tener una explicación ante lo que había pasado, echó sin pensárselo dos veces al conde del castillo y si lo veía merodeando por el pueblo lo mataría.

Pasaron los días y la princesa ya no sonreía, había perdido a Hans y cuando empezaba a amar a Abelard descubrió que fue él el que mató a Hans. El rey impotente por no saber que hacer hace llamar a una bruja muy poderosa conocida en todo el mundo, el quería ver como su hija volvía a sonreír. Sorprendido por lo dicho por la bruja ordenada encontrar todos los huesos de Hans para antes del día del cumpleaños de su querida hija que era dentro de dos días.

Por la noche, el día del cumpleaños de la princesa, todos los aldeanos se reunieron en el jardín del palacio para festejarlo. Había una enorme hoguera y a nadie le importaba que estuviese ya encendida. La princesa seguía sin sonreír. Llegó el momento de abrir los regalos, todos los aldeanos juntaron un poco de su dinero para comprarle un hermoso vestido, ella seguía en su mundo, sin prestar atención a nada.

Llegó la hora del regalo de su padre, llamó la atención a su hija para que mirase atenta, ordenó a los guardias que trajeran los huevos y los tiraran a la hoguera, la princesa lo miró extrañada.

Unas palabras que el rey había dicho pero que no habían llegado a sus oídos provocó una ahumarea y todo se llenó de humo. En el humo se podría distinguir la figura de una persona muy conocida para la princesa. Sus ojos se cristalizaron, no lo podía creer ¡Hans estaba vivo! Sin pensárselo dos veces fue corriendo a abrazarlo. En aquél momento la princesa volvió a ser feliz y sonrió. Esto no era nada más el comienzo de una hermosa vida juntos.
avatar
Yanise Moore

Mensajes Mensajes : 113
Reputación Reputación : 1
Edad : 19

Stats
Party: Empty

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.